Qué fue de… Schumacher

Para buena parte de los aficionados al fútbol sala, el nombre de Flávio Sérgio Viana, no traerá a su memoria imágenes gloriosas de este deporte pero, ¿y si les digo que fue 98 veces intenacional con Brasil, que cuenta en su palmarés con 30 títulos entre los que se encuentran cinco ligas (entre España y Brasil), tres UEFA Futsal Cup, cinco Intercontinentales y un campeonato mundial? ¿Y si además les digo que fue nombrado mejor jugador del planeta en 2008 y que fue durante once temporadas el número 8 de aquella invencible “Máquina Verde” que tiranizó el fútbol sala mundial? La cosa cambia, ¿no? Hoy, en futsal vintage, haremos un repaso de su trayectoria y veremos qué fue de… Schumacher.

Nacido el 31 de agosto de 1975 en la ciudad brasileña de Sao Paulo, “Schumi”, siempre soñó con ser futbolista. Su apodo viene, de hecho, del portero alemán Harald Schumacher y no del piloto de F1. De niño, el jóven Flávio solia jugar de portero y gritar el apellido del teutón cuando hacía alguna parada.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Ya habiendo crecido, probó suerte como centrocampista en equipos como Sao Paulo, Corinthians, Santos o Palmeiras, pero la cosa no cuajó. Tras esta experiencia fallida, se alejó de los terrenos de juego y durante un par de años trabajó en el Banco do Brasil. Cuando parecía que el tren del deporte ya había pasado, su hermano le convenció para jugar un torneo de futsal. Él, aceptó jugar a pesar de no saberse las reglas. Su desempeño en el equipo fue fantástico y llegaron a ser finalistas del torneo. Tanto, que Corinthians, su rival en esa final, lo fichó.

Corría el año 97 y tenía en aquel entonces 21 años. Solo un año mas tarde, Schumi ya era internacional absoluto por Brasil ante el estupor de amigos, familiares y conocidos. Tras dos años en el General Motors y un breve paso por Vasco da Gama, se decidió a cruzar el charco en la temporada 2001-2002.

Llegó a un Boomerang Interviú en el que coincidió con otros grandes del fútbol sala como Luis Amado, Daniel, Marquinho… y contribuyó en gran medida a que este equipo de leyenda, ganase todos los títulos posibles en España y Europa. El brasileño se coronó el año 2008 cuando logró alzarse con el campeonato mundial con su selección y fue nombrado mejor jugador del mundo.

Su juego, redefinió el fútbol sala. Listado como cierre, era capaz de ocupar cualquera de las posiciones en la pista con una maestría admirable. En carrera era prácticamente imparable y su potente disparo le hacía ser un goleador más que solvente. La mejor definición a su juego es la de jugador total.

Tras 11 temporadas, Schumacher puso fin a su etapa en Movistar Inter. Esa última temporada apenas formó parte de las convocatorias de un equipo en horas bajas. Volvió a Brasil, a Corinthians, el equipo en el que todo comenzó y en el que se retiró en 2014.

Poco más se supo de él hasta que en 2017 aceptó la propuesta de Pintinho para reflotar el futsal en la ciudad de Río de Janeiro con el historico Olaria Atlético Clube. Este club, que cuenta ya con mas de 100 años de historia, le hizo cambiar el pantalón corto por la chaqueta y la corbata para acompañar desde los despachos el camino de su sección de fútbol sala hacia la LNF, primera división brasileña, objetivo que tienen previsto lograr en los próximos años si todo va como debe.

Tras reformar el pabellón en el que juegan y afianzar tanto la cantera como el equipo adulto, los pupilos de Schumi parece que van por el buen camino. La pasada temporada, el equipo acabó campeón del campeonato estadual de Río de Janeiro. El palmarés de Schumi sigue aumentando también en los despachos.

Desde Futsal Corner, seguiremos la evolución del proyecto y le deseamos toda la suerte del mundo en esta nueva etapa.

Autor: Rubén Robles Alonso (@MrRobles21 en twitter)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Please reload

Espere...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.