¡Alegraos futsaleros! Sergio Lozano está de vuelta

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

24 de octubre de 2015. Torrejón de Ardoz se engalanaba para un gran duelo en el pabellón Jorge Garbajosa. Inter Movistar y F. C. Barcelona se veían las caras en la séptima jornada, con toda la temporada por delante. Con la ilusión aún intacta, como el niño que aún no ha acabado de desenvolver los regalos la mañana de Reyes. Nada hacía presagiar que, en medio del ambiente festivo que acompañaba al partido, fuese a comenzar una de las travesías por el desierto más prolongadas de los últimos años en la LNFS.

El partido estaba muy disputado. Había llegadas por ambos lados y solo un gol campeaba cuando en el marcador habían pasado ya 13 minutos. 13. Ese número que los supersticiosos no quieren ver y que, en este caso, resultó fatídico. En ese minuto 13 de la primera parte, Sergio Lozano se rompía el retináculo de su rodilla derecha. En una acción en la que nadie presagiaba que podía suceder una lesión tal.

Sergio es atendido tras lesionarse durante el Mundial 2016.
Foto vía: F. C. Barcelona

De manera fortuíta. El madrileño pisó a Wilde, su compañero en el Barça, en un lance del juego. Once meses más tarde, se rompía de nuevo el ligamento cruzado de esa misma rodilla jugando con la selección española. De esta manera absurda, comenzaron dos años en los que uno de los mejores jugadores del planeta no pudo hacer lo que más le gusta: jugar al fútbol sala.

Su calvario, para el que quiera ver cómo fue su recuperación está recogido en el documental del F. C. Barcelona ¿Volveré a ser yo? 207 días con Sergio Lozano. En él, cuentan el proceso desde que pasa por el quirófano por segunda vez tras la rotura del ligamento cruzado, hasta que vuelve a jugar de nuevo 207 días después. Lo que no muestra ese documental fue todo el año siguiente en el que Sergio, ya con el alta competitiva, entrenaba y jugaba con dolor. Un dolor que no le dejaba ser él y que llegó incluso a hacerle sopesar la retirada. Con 29 años. En el cenit de su carrera deportiva. Y en todo ese tiempo, lesiones, días mejores, días peores, jugando y entrenando con dolor, jamás perdió la sonrisa.

Sergio Lozano defiende a Elisandro durante la final del Playoff 2018 con vendas kinesiológicas en su rodilla derecha.
Foto: Rubén Robles Alonso

Hoy, tras la final de la liga 2019, los que sonreímos somos nosotros. Tras una temporada en la que el equipo, pero sobre todo él han vuelto por sus fueros. Hoy podemos afirmar que algo ha cambiado. Jugando de cierre. Con el brazalete de capitán en el brazo. Un nuevo Sergio Lozano ha vuelto a las pistas. Lo que no ha cambiado desde que salió de ellas aquel 24 de octubre es lo que siempre le ha hecho ser un jugador diferente. Su atrevimiento. Su carácter. Su determinación reflejada en la mirada. Su capacidad para hacer que todos a su alrededor brillen. Su capacidad de liderazgo. Su espíritu de sacrificio.

¡Alegraos futsaleros! Ha vuelto la garra. Ha vuelto el Búfalo. Ha vuelto el 9. Ha vuelto la sonrisa al Palau Blaugrana. Pero, por encima de todo, ¡ha vuelto Sergio Lozano!

Autor: Rubén Robles Alonso (en twitter: @MrRobles21).

Imagen destacada: Rubén Robles Alonso.

Anuncio

Banner de KratosShop

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.