Álex González: dignificando la profesión

Hay muchas maneras de dignificar una profesión. Así, vemos colectivos como el de los profesores que reclaman que son parte fundamental en la educación de los jóvenes y no una molestia, enfermeras que reclaman ser algo más que un médico frustrado que solo sabe poner vacunas, o periodistas que critican que se les vea como forofos de X (y aquí se puede despejar libremente la X por políticos, futbolistas, faranduleras…) y no como a los próximos Woodward y Bernstein.

En España tenemos un caso muy especial, un gremio que sin duda alguna, ni cayendo en forofismos baratos como los que mencionaba en la frase anterior, puede presumir de ser el mejor del mundo en lo suyo: los porteros.

Cuando juega la selección (por citar un ejemplo) se dice que das una patada a una piedra y te salen de debajo cien seleccionadores. En fútbol sala el dicho se quedaría en nada: si das una patada a una piedra, la detendrá alguno de los mejores porteros de nuestra liga. Al nivel habitual de los Barrón, Fabio, Asier, Molina, Fede, Herrero, Juanjo, Dídac, Gus y tantos otros, hay uno que destaca no por ser mejor o disputar más minutos, sino precisamente por todo lo contrario, por dignificar la profesión desde la sombra: Álex González.

Quinteto de la jornada 7 con Álex González como portero

Estamos habituados a que los equipos tengan un primer y segundo porteros claramente diferenciados o a que, en los clubes en que ambos guardametas presentan un nivel similar, la rotación sea más frecuente. Por ejemplo así sucede en Palma donde Nico Sarmiento y Carlos Barrón se reparten los partidos, o en Barcelona donde, siendo Juanjo el dueño en los partidos clave, también Dídac terminó la temporada con un buen puñado de partidos en su haber. Sin embargo, entre ellos no se encuentra el ‘15’ interista. El de Coslada no completaba un partido desde el pasado seis de abril. Casi siete meses sin disputar los cuarenta minutos.

Donde otros habrían acusado la falta de minutos él vio una nueva oportunidad de demostrar su nivel bajo palos, resultando clave en el triunfo de Inter. Triunfo que además les permite seguir como único equipo en contar sus partidos por victorias. Y clave porque contabilizó hasta 23 paradas, algunas de ellas de muchísimo mérito; sin ir más lejos, la mejor parada de la jornada: una mano a media altura, donde más les cuesta a los porteros. El portero ha sido escogido en el mejor quinteto de la jornada, lo que habla muy bien de la constancia y dedicación de quien no suele ser de la partida pero sabe que cada minuto dentro del 40×20 importa y mucho.

Álex González, un portero de treinta años que sabe que no está para ser meritorio (aunque sea de alguien del nivel de Jesús Herrero) sino para titular, y sin embargo aguanta en el banquillo con su sonrisa de niño bueno, sin protestar nunca ante la falta de minutos (merecidos, y no es una opinión visto lo que ha sucedido esta jornada) pero tampoco, y esto es lo más importante, sin resignarse a ser suplente, obligando antes a Jesús Velasco y a Tino Pérez ahora a que todas las semanas vean como un drama tener que dejarle sin jugar. Un profesional que cumple siempre, que está cuando se le necesita y que defiende los intereses de quien le paga con una dignidad fuera de toda duda.

Imágenes: LNFS

Autor: Dani López (twitter: @gremplu)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.