Futsi-Burela: de récords, psicología y títulos

A veces un partido de fútbol sala no es más que cinco personas vestidas de un color contra otros cinco vestidas de otro, con un puñado más esperando en el banquillo para intervenir cuando las cinco de pista están cansadas. A veces el fútbol sala es extremadamente sencillo: coge el balón e intenta hacer gol; si lo pierdes, evita que te lo hagan. A veces no hay mucho en juego, simples pachangas de barrio entre amigos con poco más que el honor y pagar las cañas de después. Pero en Primera División, el fútbol sala es mucho más que eso. Y no tiene nada de sencillo. Y si no, que se lo digan a Futsi Atlético Navalcarnero.

Porque en una final influyen muchos factores, y Futsi dominó algunos de ellos, pero no los primordiales. Arrasaron en la liga regular como el equipo con más victorias (20), más goles a favor (105) y menos goles en contra (24). Solo una derrota en toda la temporada, lo que detuvo la racha de partidos consecutivos sin perder en 82, desde febrero de 2018 hasta marzo de 2021, hito histórico y que probablemente sea irrepetible durante muchos años. Todos los datos eran favorables a Futsi, pero llegaron los playoffs y, ¿qué pasó? Lo mismo que había sucedido en la Copa de la Reina un mes y medio atrás: victoria de Pescados Rubén Burela. Para más inri, con idéntica protagonista: Ale de Paz.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

¿Qué pasa en el equipo rojiblanco en los últimos tiempos? ¿Por qué cuando hay títulos en juego, desde aquella final de Copa de 2019, caen contra Burela? Desde entonces, han caído de forma consecutiva contra Burela en la temporada 19/20 en Supercopa y en la 20/21 en Copa y Liga. Cuatro derrotas que duelen, las cuatro ante tu máximo rival y sobre el que habías estado en los últimos años. En total son siete los títulos nacionales que se le han escapado de forma consecutiva a las navalcarnereñas, una de las generaciones más potentes del futsal mundial. Y lo que duele más: siete títulos que han engrosado el palmarés de un Burela que además hizo una aparición estelar en el late-night “La Resistencia” de David Broncano, y que fue nominado “Mejor club del mundo” en 2020 por la prestigiosa web Futsal Planet. No es solo lo que pierdes, sino quién te lo gana.

De un tiempo a esta parte los Clásicos del fútbol sala femenino se han convertido en una tortura para Futsi, que marcha imparable en las fases regulares pero últimamente pierde todos los enfrentamientos que deciden los títulos. Y lo hacen además con el poso de la polémica Liga 19/20 de fondo. Se podría entender que no valoren el título de Burela por el formato exprés, cuando renunciaron porque desde la RFEF se dijo una cosa y finalmente se hizo otra, pero el título era lícito y ganado con todo merecimiento por el equipo burelés.

Se podría incluso comprender el malestar de tener que jugarte un año entero de trabajo en 40 minutos este año, pero es algo que se sabía desde el primer minuto y que no beneficiaba a Burela, sino a equipos como Alcorcón o Roldán, que de otra forma no hubieran podido pelear por el título.

La serenidad de saber cuándo debes reservarte

Y mientras Futsi fue con todo en los partidos que enfrentaron a ambas potencias hace escasas semanas, Burela se dedicó a guardar a jugadoras: Peque fue reservada por unas molestias que jamás la habrían impedido estar en un partido decisivo, se dieron más minutos a las menos habituales como Lara Balseiro o Elena Aragón… Por el contrario, Futsi siguió castigando las piernas de muchas jugadoras con la treintena cumplida: Ju Delgado (37 años), Leti (34), Ari (33), Ame Romero (30), partidos en los que jóvenes como Albita, las gemelas Córdoba o Gaby podrían haber disputado muchos más minutos con los que ganar confianza.

Se debe abrir ahora un tiempo de reflexión en el club rojiblanco en el que analizar qué quieren hacer en el futuro con una plantilla que le ha dado todo, que ha demostrado su capacidad pero al que se le debe dar una vuelta de tuerca, iniciar un proceso de renovación en el que no se puede mirar al pasado sino al futuro. Máxime cuando Ju, tu propia capitana, admite tras el partido no saber qué les pasa cuando se enfrentan a Burela. Porque ese bloqueo mental fue clave para que las laranxas remontasen un partido que estaba muy cuesta arriba.

Con 2-0 a favor de Futsi al descanso, debía ser el día que se sacudiesen los fantasmas y demostrasen porqué habían estado líderes toda la temporada, pero al primer contratiempo, se vinieron abajo. Ni siquiera fue una jugada maestra: una volea de zurda de Bea Mateos la desvió Dany en el corazón del área, impidiendo que Belén la detuviera. Una jugada desafortunada que no debía tener mayor trascendencia en el desarrollo del partido, a tenor de lo visto en la primera parte. Sin embargo, las caras de circunstancias y la falta de reacción desde jugadoras y cuerpo técnico, permitió que Burela se metiese en el partido con un nuevo rebote, un tiro de Ale de Paz que se marchaba muy fuera. Era el momento de dar la cara, y las sonrisas de Burela se transformaban en caras largas en Futsi.

La pista se inclinó para las gallegas, que culminaron la remontada en apenas seis minutos ante las piernas atenazadas de sus rivales, que no pudieron —o no supieron— reaccionar. La prueba definitiva fue cuando, a falta de nueve segundos, Futsi remató fuera. Sacó Jozi para Cami. El partido estaba terminado, era imposible de remontar. Pero nunca debes bajar los brazos. Las de Futsi lo hicieron y Cami, viendo el camino despejado, soltó un punterazo desde más de 35 metros para anotar el definitivo 5-2, el último puñal, el último clavo en el ataúd.

No se conformó con ganar de dos, quiso más, y no le importó que su rival hubiera entregado las armas. Podríamos debatir si fue ético ese lanzamiento viendo la bandera blanca enarbolada por su rival, pero demuestra que las jugadoras de Burela estaban únicamente al partido. Vio espacio y tiempo, y ejecutó.

De nuevo una derrota psicológica, de nuevo los fantasmas, los porqués, de nuevo un título que se escapa y muchos meses por delante para reflexionar sobre lo sucedido. Porque los récords están bien, pero lo que se necesitan son títulos.

Autor: Dani López (twitter: @danifutsal6)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.