La Copa de España. 30 años de sorpresas y buen ambiente

En unos días arranca una nueva edición del torneo por excelencia del fútbol sala nacional: la Copa de España. Ésta, no será una edición más, pues se trata del trigésimo aniversario de la competición. Lejos de llegar a la crisis de los 30, la copa está más joven que nunca y sigue siendo la competición favorita del mundo futsalero, tanto en nuestro país, como en el resto del planeta futsal. Pero, ¿qué hace de la Copa de España un torneo tan atractivo para el espectador?

Juegan los mejores ocho equipos de la primera vuelta

La Copa de España es la oportunidad de ver concentrados en cuatro días unos playoff en miniatura. Los equipos que la juegan son, a priori, los más fuertes del campeonato y se enfrentan con el aliciente de tener ante si un título. Los aficionados desplazados a la sede elegida cada año tienen la oportunidad de presenciar en directo partidos para los que, en otras ocasiones, sería necesario recorrer toda la península de ciudad en ciudad o conformarse con tener un televisor de por medio.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Torneo abierto a las sorpresas

El formato de la copa -eliminatorias a partido único y con solo dos cabezas de serie- hace que las sorpresas sean habituales. No es raro ver a uno de los favoritos marcharse a casa el primer día. A diferencia del playoff donde el formato al mejor de tres partidos favorece al poderoso, todo puede pasar en cuarenta minutos a cara de perro. Si a esto, le sumamos la acumulación de partidos, tenemos el caldo de cultivo perfecto para que equipos que aspiran a ser grandes o históricos en horas bajas puedan darle una alegría a su afición en forma de título y atraer así a más gente a su pabellón cada fin de semana. ¿Quién no recuerda las gestas de Jaén, Lobelle Santiago o Valencia Vijusa, por nombrar tres ejemplos?

La fiesta del fútbol sala, también en las calles

Todo lo anterior, sería más que suficiente para estar ante un gran torneo. Pero lo que hace de la Copa de España un torneo único y lo que encandila al grueso de aficionados que se mueven de sede en sede, año tras año, es el poder relacionarse con otros aficionados al fútbol sala. Se hacen amigos que duran de por vida. Gente, en muchos casos, de aficiones rivales. Gente a la que ves de año en año y de Copa de España en Copa de España.

La ciudad en la que se disputa, respira fútbol sala por los cuatro costados y, es raro moverse por ella sin encontrar a nadie con una camiseta, sudadera o bufanda relacionada con el fútbol sala. Es el ambiente que se vive en este torneo el que enamora a propios y extraños. El que hace especial el fútbol sala. El que hace que quieras volver a toda costa año tras año.

Las aficiones se mezclan entre sí sin incidente alguno. Gentes de ElPozo, Inter, Jaén o Barça hablan entre ellos sin insultarse, de buenos modos, intercambian cánticos y se felicitan cuando alguno de sus equipos pasa de ronda. Se hacen fotos en las que hay camisetas mezcladas de varios equipos. En la pista, hay rivalidad. Una vez fuera de ella, hablar sobre el partido es la excusa para compartir un refresco, cerveza, o lo que surja…

Por todo esto, y mucho más, ¡viva la Copa de España! y ¡VIVA EL FÚTBOL SALA!

Autor: Rubén Robles Alonso (@MrRobles21 en twitter).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Please reload

Espere...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.