Nano Modrego, ¿el último baile?

Ya es oficial. Tanto club como jugador han anunciado con un comunicado escueto. Nano Modrego deja Sala 10 Zaragoza y, por lo que se extrae del mismo, también la Primera División del futsal nacional. Y, personalmente, tengo sentimientos encontrados.

Me entristece, porque determinadas decisiones y el maldito COVID-19 nos han privado de poder despedirle como merecía. Reconociendo desde la grada su trayectoria mientras él, disfrutaba en la pista. Me entristece, porque tras 22 temporadas en la élite, 13 de ellas dedicadas al club maño y alrededor de 500 goles en la élite, Nano diga adiós por segunda vez en un año al club de su vida por medio de un comunicado en las RRSS.

Al menos, esta vez podemos echarle la culpa a la situación que vivimos. Quiero pensar que, de haberse podido, esta despedida habría sido muy distinta a la de hace un año.

Y, sobre todo, me entristece porque deja la élite un referente. Un ejemplo en el que los jugadores jóvenes pueden mirarse. Un jugador que no necesita de motivaciones externas para competir: se cayó en la marmita de pequeño. Un jugador que ama el fútbol sala. Una persona que ha ido dejando familia sin el apellido Modrego allá donde ha jugado. Un corazón que es más grande aún que el jugador.

Y, a pesar de todo lo que nos perdemos, me alegro. Me alegro principalmente por él. Se inicia una nueva etapa en su vida. Más alejado de los focos, pero más cerca de los suyos. Me alegro porque va a poder estar ahí para ver crecer a sus hijos. Me alegro, porque el mundo gana un gran docente (que buena falta nos hace). Y, sobre todo, me alegro porque esta vez, ha sido él quien ha tomado la decisión. Aunque para un competidor nato como él, estoy seguro de que no habrá sido nada fácil dar un paso a un lado.

Y aún me queda otro consuelo. Aunque no sea en la máxima categoría, seguro que le seguiremos viendo cerca de un esférico. Ya sea en un banquillo como entrenador, trabajando con la base, en otras categorías (ya sonó el año pasado para jugar en Segunda División con el Colo Colo) o en un terreno de césped con su familia de Cuarte, no perderemos el ejemplo de Nano en el deporte.

En definitiva, ejemplo y corazón. Sacrificio y humildad. Liderazgo y carácter. Calidad y gol, que aún no han dado su último baile.

Imágenes vía Twitter: @NanoModrego

Autor: Rubén Robles Alonso (@MrRobles21)

One thought on “Nano Modrego, ¿el último baile?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.