Hasta pronto Parrulo: Los patos vuelan, pero volverán

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Es difícil que alguien todavía lo desconozca, pero por si acaso, empecemos por lo básico: parrulo es una palabra gallega que significa pato. Por lo tanto, para sorpresa de nadie, O Parrulo significa Los patos y, miren la casualidad que el escudo del conjunto de O Parrulo Ferrol es un pato sobre un balón de futsal.

¿Y por qué empezar por esto?

Porque a poco que estuviéramos atentos —aunque a algunos les pille muy lejos— en clase de biología, conocimiento del medio o como se llame ahora, hay una cuestión muy sencilla: la migración de las aves, entre las que se encuentran los patos.  Estas migraciones son provocadas por cambios estacionales, bien sea por frío bien por alimento.

Pero lo más importante es que los patos siempre vuelven a su lugar de pertenencia.

Y en ese punto estamos. La temporada no ha sido fácil para el equipo ferrolano. Está llena de “y si…”.

¿Y si no hubieran sancionado —de forma desproporcionada e injusta— a Hélder con 13 partidos? ¿Y si hubieran sancionado —de forma desproporcionada e injusta— a Iago con cuatro? ¿Y si no se hubiera optado por dos porteros procedentes de Segunda, sin experiencia alguna en la élite, para sustituir a un internacional como Chemi? ¿Y si no hubiera llegado hace más de un año la pandemia, jodiendo el presupuesto de un equipo que, hasta el parón, estaba peleando por entrar en playoffs? ¿Y si, en lugar de hacer las cosas como es debido, dando bajas federativas a jugadores con los que no se contaba y reduciendo el fondo de armario, hubieran optado por seguir firmando jugadores para salvar la categoría? ¿Y si…

Demasiados condicionantes en un año en que muchos equipos, contra lo que pudiera parecer, se han reforzado como nunca. Vimos en verano movimientos que hacían presagiar lo peor para un equipo que optó por un perfil bajo, consecuente con las dificultades que iba a suponer una temporada sin público, con ingresos reducidos por los problemas económicos de los patrocinadores y con el aumento del potencial en muchos equipos que en principio deberían pelear con ellos por evitar el descenso.

Imagen del partido contra Palma donde se certificó el descenso.

Al final, lo que parecía inevitable, resultó inevitable. O Parrulo certificó su descenso a falta de cuatro jornadas y cayendo contra Palma por 1-3. Lo hace pese a que Adri sigue a un gran nivel incluso con un par de lesiones, pese a que Miguel ha anotado 12 goles a sus 40 años. Lo hace tras conseguir solo una victoria en 15 victorias como visitante y tres de 15 como local.

Como decíamos al principio, los patos se van. Se marchan a la Segunda División, a una categoría muy compleja y donde el equipo que baja no tiene, ni por asomo, garantizado un retorno asequible a la élite. Ahí están casos sangrantes como los vecinos de Santiago Futsal, que han certificado su caída a los infiernos de la Segunda B.

Pero los patos, como todas las aves migratorias, se van para volver. O Parrulo deja la máxima categoría, pero nadie tiene dudas de que acabarán volviendo. Y nosotros les esperamos con los brazos abiertos.

Imágenes: @oparrulofs

Autor: Dani López (twitter: @danifutsal6)

Anuncio

Banner de KratosShop

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.