Quítenle la etiqueta a Ferrao

Llevamos meses proclamando que Ferrao es el mejor pívot del mundo como si nos diese pudor admitir que, a día de hoy, es mucho más que eso: es el mejor jugador del mundo. Se puede decir y no por ello desmerecer a Ricardinho o cualquier otro. Hay que quitarle la etiqueta, apostilla o como quieran llamarlo; ya no es solo el mejor pívot, es el MVP de cualquier torneo que disputa y cuando su equipo no está se resiente y de qué manera. Solo hay que recordar la reciente Champions…

Las palabras no vienen apremiadas por el deslumbramiento del golazo que anotó en la final de la Copa del Rey. De la Pantera de Chapecó se dice que es una bestia, que lo es, pero además demuestra una capacidad de analizar la jugada casi instantánea: se marca una puerta atrás digna de mostrar en los clínics, intuye la salida de Espíndola y decide tocarla de primeras y de espaldas (no de tacón como se ha dicho, sino con el interior del pie derecho pasando el balón entre las piernas) es de una finura más propia de un artesano vidriero de Murano que del depredador de la selva que se le atribuye habitualmente.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Más allá de la colección de movimientos de pívot que podrían enseñar en las escuelas, más allá de la capacidad que tiene para salir a izquierda o derecha indistintamente, más allá de los casi infinitos recursos que tiene, hay que destacar su influencia absoluta en el juego. Al Barça de Andreu Plaza le hemos criticado (plural en el que me incluyo el primero) que “solo juega a colgar balones a Ferrao”. Y ahora sin embargo entono el mea culpa y con tono castizo y arrepentido digo: “Nos ha jodido, como para no aprovechar esa ventaja”.

Ferrao justo antes de comenzar la final de la Copa del Rey, vaticinando los goles que anotaría


En la final Dani Rodríguez, estudioso como pocos, preparó defensas dobles e incluso, por momentos, triples sobre el ‘11’. En varias ocasiones se vio cómo Rafa López le apretaba por detrás, sacando culo y brazos como si le fuese la vida en ello, mientras por delante aparecía Mauricio para arrebatarle el balón, ayudado incluso por Giasson, Míchel o los tres mil jienenses que se desplazaron hasta Ciudad Real si hubiese sido posible; lo confiaron todo a que los compañeros de Ferrao serían menos peligrosos que la pantera. Y lo son, porque nadie, ni del Barça ni de otro club, es más peligroso ahora que el chapecoense. Pero ni siquiera aquello fue suficiente.

En lo que llevamos de 2019 el señor Carlos Vagner Gularte Filho ha conquistado las Copas de España y del Rey coronándose en ambos torneos MVP y máximo goleador. No marcando los goles de última hora que maquillan el resultado, sino los decisivos, cuando el rival te aprieta y ves cómo tu club depende de lo que sepan hacer tus piernas y tus espaldas, siempre bien cubiertas. O al menos lo bien que se pueden cubrir a un jugador que ha mejorado sus registros goleadores completando así un proceso que le ha llevado a ser, actualmente, el mejor jugador del mundo.

Imagen principal: RFEF

Autor: Dani López (en twitter: @gremplu)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Please reload

Espere...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.