Industrias y Ribera: De rachas y pabellones

Vaya por delante que la honestidad, en estos tiempos que corren, es un bien preciado que no se suele encontrar. Así que empecemos agradeciendo a Javi Rodríguez y su Partidito que me juntara con gente como Antonio Pulido, que además de saber mucho de fútbol sala, propone ideas como esta: ¿Cuánto ha influido la vuelta de público en la racha de determinados equipos? Gracias Nino, vamos a ello, porque aunque siempre se ha dicho que no es lo mismo jugar de local que de visitante, y que hay aficiones que aprietan más que otras, es una obviedad que se analiza mejor con los datos en la mano.

Para ello vamos a analizar los dos equipos probablemente más en forma de la segunda vuelta, que además han sufrido un claro contraste con lo realizado hasta ese momento: Aspil Jumpers Ribera Navarra e Industrias Santa Coloma, con el aliciente añadido para los primeros de lo que aprieta siempre la grada de la Caldera, y para los segundos de que han vuelto a su pabellón de siempre, el Pavelló Nou, tras más de un año vagando mientras se realizaban las pertinentes reformas.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Ribera permitió la vuelta de público el 2 de marzo, en el encuentro que les enfrentaba a un Jaén Paraíso Interior que debía sumar los tres puntos si quería estar en la Copa de España. Se les escapó la última bala en un partido muy bronco que finalizó con victoria por 5-2 para los tudelanos. Hasta ese momento, el equipo de Pato solo había cosechado tres victorias en los once encuentros anteriores. Victorias que habían llegado precisamente contra UMA y O Parrulo (actualmente descendidos) y Peñíscola (en puestos de descenso).

Desde ese momento, lo que vino fue un Ribera que arrasó a Jimbee Cartagena (9-4) para sumar a continuación una derrota ante Córdoba (3-4) y enlazar otras tres victorias de prestigio ante Movistar Inter (5-4), Valdepeñas (6-3) y Fútbol Emotion Zaragoza (5-2). En puntos, 12/15, todos conseguidos ante equipos que terminaron la primera vuelta en el top-8. Un 80% de puntos conseguidos que contrasta con el pobre 33% cosechado a puerta cerrada.

Por su parte, Industrias re-estrenó el Pavelló Nou el pasado 4 de abril, nada menos que ante el Barça, su eterno rival. Lo hizo por todo lo alto, imponiéndose por 3-2 al eterno rival. A partir de ahí, la trayectoria en liga como locales ha sido impecable: cuatro de cuatro. A la victoria contra Barça se le han unido posteriormente Palma Futsal, Córdoba y Valdepeñas. 12/12 puntos que, para quien se sienta tentado a pensar que son insuficientes para hablar de una inercia, contrastan con el 10/33 antes del retorno, un 30’3% cosechado con dos victorias (Ribera y Burela) y cuatro empates con Inter como equipo más destacado, volviendo a encontrarnos con UMA y Peñíscola, además de Jaén, como únicos equipos que no se llevaron la victoria como visitantes.

Hablamos por tanto de dos equipos que, desde que las puertas se abrieron a sus aficiones, quizá no las más numerosas pero sí de las más ruidosas de toda la Primera División, han pasado de rondar el 30% de puntos al 80% de Ribera o el fantástico 100% de Industrias. Equipos que estaban, con 17 partidos disputados (el equivalente a la primera vuelta) con 15 puntos (en descenso) en el caso de Ribera y 17 para Industrias (a solo un punto del descenso).

Si solo contásemos la racha de los últimos diez partidos, Ribera sería tercero (solo por detrás de Barça, a tres puntos, y ElPozo, con uno menos) e Industrias quinto (a un punto de Palma y dos del propio Ribera). De ver peligrar incluso su puesto en Primera a ganarse, por méritos propios, el derecho a soñar con los playoffs.

¿Seguimos creyendo que la influencia del público no existe?

Autor: Dani López (twitter: @danifutsal6)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.