Las notas de la Copa de España 2024

Tras un torneo como la Copa de España, lleno de momentos especiales, siempre debe haber margen para la reflexión, para el análisis y para revisar lo que esperábamos, desgranando lo que esperábamos y lo que realmente sucedió. Y la mejor manera es, como siempre, repartiendo notas. Ha llegado el momento de puntuar.

0- El arbitraje y el VIR, los grandes señalados

No es agradable señalar a quien solo intenta realizar su trabajo de la mejor manera posible, peor hay que hacer una reflexión profunda de lo vivido en esta Copa de España. Primero, porque tras un verano en el que se dijo que iban a ser mucho más estrictos con el uso de las manos ―algo que ciertamente hemos apreciado en liga―, a la hora de la verdad, se ha vuelto a abusar del contacto físico sin sanción. Lo peor, no obstante, no estuvo en la aplicación del reglamento como tal, sino en el mal uso que se dio del VIR. El sistema se ha demostrado ser muy útil, pero no del modo actual. Ni los supuestos, ni el modo de empleo, son los idóneos. No se puede permitir que un equipo no pueda reclamar una tarjeta amarilla que supone la expulsión de un jugador en la final, o que otro se quede con la sospecha de si hubo realmente contacto. Como tampoco es comprensible, antes de todo esto, que no se revise si un portero se adelanta en el penalti decisivo de una tanda.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Hay que darle una vuelta y que entre en revisión todo lo que afecte al juego o que sea susceptible de modificar el resultado, y que los árbitros se acostumbren a usarlo en lugar de cargar la responsabilidad sobre los cuerpos técnicos, que bastante tienen con dirigir, como para analizar en caliente si pedir la revisión o guardársela por si hay un error flagrante que los colegiados no tienen a bien revisar.

1- Los cuartos de final vuelven a flojear

El debate estéril sobre el juego, sobre la evolución de las normas, o la ausencia de jugadores “de la calle”, no vamos a reabrirlo, por lo menos en este momento. Ya sabemos cómo son las normas, ya sabemos que hay varias que no benefician al espectáculo y que los entrenadores son unos ogros que no quieren talento sino disciplina (entiéndase la ironía). Pero sí que parece necesario darle una vuelta a los cuartos de final, porque los partidos de jueves y viernes llevan varios años siendo (en general) difíciles de asimilar.

Y eso, cuando llevas un año esperando el inicio de tu torneo favorito, es aún más difícil de asimilar. ¿Y qué cambio? No puedes obligar a los equipos a que sean más ofensivos o a que descuiden la marca en un saque de esquina, está claro. Pero es demasiado evidente que hay equipos que miden sus fuerzas, pensando en lo que puede venirles sábado y domingo. Porque entre los que no pueden y los que no quieren, se aprecia mucha diferencia en la brillantez y esfuerzo físico respecto a lo que sucede durante el fin de semana.

2- Ninguna sorpresa en el torneo ¿más propicio?

Si analizamos lo que sucedió, no es nada que no hubiéramos podido prever antes de la Copa. Servidor lo avisaba en el podcast de la previa: ya son muchos años hablando de posibles sorpresas, pero al final siempre gana el favorito. Así ha sido este año, más allá de que Barça lo tuvo muy difícil por las bajas. Pero si analizamos la posición actual de cada equipo en liga, obtenemos un dato demoledor: en los siete encuentros se clasificó el equipo que mejor posicionado estaba. Vale que semis y final se resolvieron por penaltis, lo que iguala las fuerzas. Vale que en cuartos todos los partidos se resolvieron en una diferencia de un único gol. Pero como sea, siempre acabó superando la eliminatoria el equipo situado por encima. Y eso, en el torneo más propicio para dar esa sorpresa que fue el propio Jaén Paraíso Interior en 2015 ó 2018 (en 2023 sí partía como favorito), es un bajón importante.

3- Inter y la estadística, Palma y los penaltis

Cuando te has enfrentado siete veces a un rival, y le has ganado siempre, estás muy cerca de que se rompa la estadística. Lo de los Inter-Palma en Copa de España ha rozado lo surrealista, y era cuestión de tiempo que Palma se impusiera. Más allá de eso, para Inter, volverse a casa en el primer día de competición es siempre una decepción. Y para Palma, si bien ganar supuso sacudirse todos los fantasmas, volvió a tropezar en la piedra de los penaltis. Si exceptuamos Champions ―bendita excepción―, todo lo que se ha resuelto desde los seis metros ha dejado a los isleños en la lona. Pasar a semis y caer así no es un mal resultado, pero supone volver a cometer pecados que parecían superados.

4- Un palo para Cartagena

Ser anfitrión nunca es fácil. Hay ansiedad por rendir en un escenario que crees conocer, pero que es muy distinto: la pista no es la tuya, las gradas se llenan de colores que no son los tuyos, la publicidad te recuerda que es tu casa pero, a la vez, no lo es… Y sin embargo parece que jugar en tu ciudad te confiere un rango superior. No se escondió Jimbee Cartagena en un nuevo derbi regional, pero sí que acabó sucumbiendo ante un rival al que había dominado. Pero ni este Jimbee era el de unos meses atrás, ni ElPozo era el de unos meses atrás. Y la combinación resultó letal para un equipo que aspiraba a mucho más en “su” Copa.

5- ElPozo, otra vez a las puertas

Llegar a la final y estar (literalmente) a cuatro segundos de ganar el título, se merecería por sí solo mucho más que un aprobado raspado. Pero el harakiri de ElPozo, con la mala gestión de esa última jugada desde el saque de Edu Sousa al intento de chilena, nos obliga a bajarle un punto. Y no es el único que pierde. Porque la falta era la sexta, y deberíamos analizar las otras cinco para entender si hubo otras faltas evitables. Incluso, llegado el caso, podríamos pensar si no debió ElPozo atacar con todo y de cinco en la prórroga, ante un rival que apenas contaba con siete efectivos. Porque ElPozo se quedó a las puertas, y apelar solo a la mala suerte o a un factor, es quedarse corto. Y a un equipo con su presupuesto y su plantilla, hay que exigirle más.

6- Los goles de Chino

No fue la Copa de España más brillante de Jaén, y sin embargo rozó una nueva final, la que habría sido cuarta en nueve años: victoria con sufrimiento ante un debutante como Manzanares y eliminado en penaltis contra ElPozo. Más allá de polémicas, que hubo y muchas, quizá faltó algo de ese atrevimiento con que los jienenses suelen afrontar este torneo. Quizá fue un problema de fuerzas, que pudo afectar al estilo que impone Dani Rodríguez donde no hay una jugada en la que no estén apretando al rival o yendo al suelo para hacer una cobertura. Pero el aprobado no será para el equipo, ni siquiera para el merecido MVP de cuartos, Espíndola, sino para un Chino que volvió a meter dos goles en su torneo fetiche para alcanzar, como recordó el periodista Javi Rodríguez en rueda de prensa, el quinto puesto histórico de goleadores del torneo. Palabras mayores.

7- Manzanares y Xota: el éxito era estar

Unos por su debut, otros por volver donde hacía mucho no estaban, tanto Manzanares como Xota afrontaban los cuartos sin la presión de clasificar. De hecho, eran los únicos equipos a los que nadie exigía nada más lejos que disfrutar. Y lo hicieron, desplazando aficionados ―más en el caso de Manzanares, que todo hay que decirlo, aunque ya no sorprende― y ofreciendo partidos muy serios, en los que siempre estuvieron vivos. Podríamos analizar qué hicieron mal para no conseguir la victoria, pero estar en la Copa ya fue un éxito.

8- El FutsalFest, un gran acierto

La RFEF recibió antes del evento muchas críticas. Y muchas fueron merecidas. El aforo del pabellón (5.000 asientos tras la ampliación) se antojaba escaso. Los abonos, pocos y con poca antelación, fueron otro foco de conflicto. Pero en cuanto la pelota comenzó a rodar, todo se olvida para disfrutar. Y lo hicimos, vaya que sí. Tanto los que estuvimos dentro como fuera del pabellón. Porque la demandada fan zone en otras ocasiones, y que pudimos disfrutar en Jaén 2022, se nos dio: varios food trucks, barra de bebidas, zonas para jugar, una tienda de Joma (se sigue eso sí echando en falta merchandising del resto de equipos), y sobre todo el FutsalFest.

Porque el festival, que apareció por sorpresa a pocas fechas del inicio de la Copa, fue un acierto total. Un punto de encuentro donde pasaron grandes artistas, donde bailar o tomarse algo con el resto de aficiones, sin tener que desplazarse y al aire libre. Y sin coste adicional, para que nadie se quedase fuera. Las quejas por los precios no se entienden (cualquiera que haya acudido a un concierto o festival sabrá que son los habituales, tanto en bebida como en comida, por más que no nos guste) y si bien hay cosas a replantearse, como qué hubiera pasado si las lluvias durante la final se hubieran adelantado uno o dos días, si el horario de inicio era el mejor o el casi solapamiento del final del partido con el inicio de los conciertos… pero en definitiva, una gran iniciativa que debe seguir desarrollándose en próximas ediciones.

9- Catela es el ‘king’

El jugador de Cádiz es el hombre del momento. Si hace menos de año y medio Velasco, su propio entrenador, decía de él que tenía un “sobrepeso brutal”, mientras los aficionados rivales le gritaban aquello de “Catela Burger King”, Juanjo Catela ha revertido definitivamente todas las críticas en elogios. A punto de cumplir los 29 años, el ala zurdo atraviesa sin duda su mejor momento como profesional. Con cuatro goles en la Copa, uno a cuatro segundos del final cuando el título parecía perdido, más el penalti definitivo de la tanda, Catela se llevó de forma totalmente merecida el MPV del torneo. Su calidad se ha unido a una evolución física en el mejor momento, cuando peor estaba su equipo. Y por si fuera poco, con la madurez suficiente para coger la responsabilidad del doble penalti, en una situación donde muchos otros se habrían escondidos. Larga vida al Rey.

10- La resiliencia de Barça

Y si el sobresaliente es para Catela, la matrícula de honor debe ser para todo su club. Porque un equipo, por muy potente que sea o por muchos ceros que alcance su presupuesto, tiene que verse seriamente afectado por las bajas. Por número y por calidad: sin Ferrao ni su sustituto (Álex Yepes), sin los Sergios (González y Lozano), y con Adolfo y Pito recién salidos de lesión. Con Erick indispuesto y fuera de los cuartos. Con el propio Pito expulsado en la final, y Dyego lesionado. Con todo, fueron capaces de sobreponerse con Velasco magistral en la dirección, sin complejos por tener que meter a su equipo en 20 metros o jugarse una prórroga haciendo cambios ataque/defensa para administrar fuerzas, dando galones a un Mamadou que ha confimado que vino para quedarse… Barça ha conquistado un título que nunca tuvo tan cuesta arriba.

 

Imágenes: RFEF

Autor: Dani López (@danifutsal6 en Twitter)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please reload

Espere...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.