El futsal italiano es una batalla política

La política siempre ha sido una cuestión de color y alegría. Las comparaciones con el fútbol, ​​el deporte más popular del país, son infinitas. No es casualidad que algunos de los nombres de los partidos más conocidos provengan de la jerga futbolística o, en todo caso, nacional-popular. En este caso estamos hablando de los Fratelli di Italia.

¿Recuerdas lo que pasó hace unos meses? Refresco tu memoria, ¡vamos!

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

La historia está contenida en un informe, firmado por el órgano de control y llevado al Ministerio Público por el excomisario Giuseppe Caridi. Fue designado por la LND (Federación Nacional de Fútbol Amateur) para poner orden, antes de que el tribunal de la FIGC (Federación Nacional de Fútbol) decidiera reubicar a la junta directiva. Una decisión que generó bastantes turbulencias.

Se trata de la labor de Andrea Montemurro, expresidente de la DC5, que acabó en todos los diarios por el llamado sexgate del futsal. En la mira, intercambios de dinero con la OPES (Organización para la Educación en el Deporte), organismo de promoción del deporte, muy cercano a Fratelli di Italia (su expresidente, Marco Perissa, provenía de Gioventù Nazionale, la juventud política del partido).

En 2018, OPES impulsó un proyecto sobre igualdad de género denominado In campo diversi ma uguali (“En campo diferentes pero iguales”). Recibió una subvención de 125.000 euros del Departamento de Igualdad de Oportunidades. ¿Cómo lo consiguieron? Crearon una asociación «ad hoc» con otras entidades, incluida la Divisione Calcio a 5, que tiene derecho a una participación de 40.000 euros. Salvo que parte de este dinero parece volver a OPES, pagado en facturas a empresas relacionadas con la OPES misma.

Por supuesto, no es raro que un organismo de promoción deportiva reconocido por el CONI (Comité Olímpico Nacional Italiano) colabore con federaciones o ligas deportivas. Y en el proyecto se especificó que la realización sería implementada por esos sujetos. La gira no pareció clara a los órganos de supervisión. Sin embargo, a principios de septiembre, la Fiscalía cerró todo, creyendo que no había delito. De hecho, planteó dudas sobre el análisis de los auditores internos.

Pero detrás del entrelazamiento entre el fútbol sala y el partido de Giorgia Meloni bajo la dirección del expresidente Andrea Montemurro hay otra batalla. Esta sí realmente política, todo dentro del balón. Por un lado, la Lega Nazionale Dilettanti (futbol nacional amateur) de Cosimo Sibilia, que había encargado la Divisione Calcio a 5 (futbol sala nacional), por otro, la FIGC (futbol nacional) de Gabriele Gravina, que anuló la intervención de la LND. Un tira y afloja institucional, de cara a las elecciones: en menos de seis meses se votará por el liderazgo del futbol italiano y, de consecuencia, el fútbol sala también tendrá su parte.

Il Fatto Quotidiano (junto con La Repubblica) habló sobre la relación política entre DC5 y Fratelli di Italia: entre otras cosas, un proyecto social organizado con OPES, un organismo de promoción que es la costilla del partido, y algunas facturas terminadas en la mira del órgano de control interno. El asunto fue evaluado y archivado por la Fiscalía de la FIGC, que no detectó ningún delito (de hecho, impugnó la supervisión, pero la LND está lista para apelar a la Junta de Garantes del CONI).

Una guerra de papeles sellados, que va ligada a la del comisario de la DC5, cuya premisa radica precisamente en las posibles irregularidades encontradas en el pasado: la LND lo había decidido en el verano, el Tribunal de la FIGC lo suspendió a principios de septiembre y luego lo anuló definitivamente con la sentencia en apelación, reubicando el antiguo comité directivo presidido por el vicepresidente y ex mano derecha de Montemurro, Gabriele Di Gianvito.

Gabriele Di Gianvito, jefe de la DC5
Gabriele Di Gianvito, jefe de la DC5 (foto vía Divisione Calcio a5)

Las posiciones están claras. A la LND le hubiera gustado una fuerte discontinuidad con respecto a la antigua dirección tras las dudas que surgieron. La FIGC está en contra: explicó que no existían condiciones para la intervención, sobre todo porque las mismas denuncias (juzgadas infundadas) se habían hecho solo al expresidente y no al resto del comité, hipotetizando así un abuso de la LND. Eso sí lo han dicho los órganos de justicia, que deberían ser terceros e independientes.

Formalmente lo son como en todas las federaciones, pero como en muchas de ellas acaban siendo emanaciones de los partidos políticos. Por tanto en la disputa es posible ver una lucha de brazos, no por la primera vez, entre Gabriele Gravina y Cosimo Sibilia, respectivamente presidente de la FIGC y presidente de la LND, probables candidatos en las próximas elecciones federales previstas para marzo de 2021.

Gabriele Gravina y Cosimo Sibilia, jefes de la FIGC y LND, respectivamente
Gabriele Gravina y Cosimo Sibilia, jefes de la FIGC y LND, respectivamente (foto vía Il Fatto Quotidiano)

La última vez Gravina y Sibilia fueron aliados. Ahora el segundo esperaría un «ascenso» a la FIGC pero el primero no parece estar de acuerdo. De esta forma, el fútbol sala también puede convertirse en una ocasión de tensión. La particularidad de la DC5 es que, aun siendo pequeña, es la única entidad autónoma en el imperio ilimitado de los amateurs, que por sí solo vale el 34% de los votos (con un 0’7% perteneciente a la DC5). Con el comisario, la DC5 estaría bajo el firme control de la LND. Tal como está ahora, puede convertirse en una ventaja para Gravina, recuperando su (nunca menguante) batalla por la independencia en la gestión del deporte, que significaría separarse de la LND y afiliarse a la FIGC.

También es por esta razón que el fútbol sala italiano se ha convertido recientemente en objeto de tanta atención mediática, denuncias cruzadas, procesos judiciales. Al final, el futuro de la misma DC5 podría estar en juego: mientras Sibilia evalúa si rebajarlo a simple departamento (con menos autonomía), el actual regente Di Gianvito pretende romper con la LND y pasar bajo la égida de la FIGC (como ya ha hecho la Serie A femenina de futbol), que es de Gravina.

La batalla política comienza a tornarse cada vez más férrea. Si habrá o menos una nueva era, solo lo sabremos en marzo.

Imagen destacada: Divisione Calcio a5

Autor: Valerio Scalabrelli (twitter: @ScalabroFS)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Please reload

Espere...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.