Jimbee Cartagena 20/21: Exigencia máxima

Nombre completo del equipo: Jimbee Cartagena.

Posición en la temporada anterior: 9º.

Objetivo del club para la temporada anterior: Copa y playoffs.

Objetivo para la redacción de Futsal Corner: Entrar en top-8 con holgura.

Jugador a seguir: Juan Emilio.

La temporada 2019/20 de los cartageneros tuvo la consistencia de una montaña rusa: subidas y bajadas, sustos y ninguna estabilidad. Al entrenador, Brocanelo, le veíamos como un entrenador capaz de lo mejor (ganar en el Palau y hacerle ocho goles a ElPozo) y lo peor (perder en casa de Segovia cuando estaba con un pie en Segunda). Aquello tenía una explicación: un juego ofensivo, alegre, pero a la vez descuidado. Con esa falta de seguridad y fiarlo todo al agradecido (para el espectador) hacer un gol más que el rival comenzó la temporada, entre las dudas sobre el rendimiento de un André al que le acusaban de mano blanda con el clan brasileño.

La montaña rusa cartagenera no tardó en encontrar la primera rampa: tras solo seis jornadas, Brocanelo era destituido. Su sustituto era un viejo anhelo desde que saliese del eterno rival 16 meses atrás: Eduardo Sao Thiago Lentz. O sea, Duda. Con él se confiaba que se acabaran los privilegios, que se recuperase del ostracismo a jugadores como Mellado o Fernández, que fuesen más fiables en defensa, que convirtiesen la estrategia en un punto fuerte, y que remontasen desde la duodécima plaza hasta el top-8.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Demasiados objetivos para un técnico que llegaba casi en noviembre con una plantilla confeccionada para otra cosa. El hispano brasileño comenzó bien, durante algunos partidos levantó el ánimo de la parroquia (dos victorias en casa y empate en Torrejón) y confirmaba las sospechas de la mayoría. Pero claro, en una montaña rusa no siempre bajas y es divertido. Otras tres derrotas en liga sentenciaron las opciones coperas. El mercado de invierno trajo cambios notables en forma de salidas (un decepcionante Lukaian) y llegadas como la de Solano.

Pero una nueva curva del cochecito en forma de pandemia dejó a los meloneros sin la posibilidad de luchar por los playoffs. Aunque sería injusto culpar al parón. Las últimas cuatro jornadas de Cartagena fueron un empate (Levante en casa) y tres derrotas (O Parrulo y Jaén fuera, Inter en casa) además de la eliminación de Copa del Rey (2-1 en la Salobreja a partido único). Luego, si Jaén ocupó la última plaza, fue por méritos propios.

Este año la situación es diametralmente opuesta. El objetivo de Duda, con una plantilla muy extensa y plagada de recursos, debe ser claro: convertir la montaña rusa en un paseo en balsa. La exigencia mínima es el top-8, pero a nadie debería sorprenderle si les encontramos al final de la liga regular luchando por ser cabezas de serie.

Altas y bajas

Si el año pasado notábamos un gran salto entre el portero titular (Raúl Jerez) y el suplente (Marcao), la respuesta no podía haber sido más contundente. Sale el brasileño y viene un portero de la tierra: Chemi. El de Mazarrón no solo viene a subir el nivel desde el banquillo sino a convertirse en una alternativa real a Raúl. Sus paradas y sobre todo su conocido juego con el pie (llegando a convertirse en ocasiones en un quinto atacante) hacen que la portería de Cartagena sea una de las mejores de España.

En el cierre también hay cambios notables: las salidas de Attos y Josema serán cubiertas por dos campeones ligueros como Avellino y Bebe. El rosarino llega procedente de Acquaesapone como un seguro de vida, un cierre capaz de fajarse con los pívots más corpulentos. El cordobés llega desde Inter para contar con minutos y galones. Aportará su llegada y habilidad en los saques de estrategia.

Jimbee Cartagena presumiendo de jugadores zurdos

En las alas, fantasía. Las marchas de Cobarro, Batería y Gabrielzinho han sido cubiertas nada menos que con dos ex ElPozo: Andresito y Marinovic. El cordobés viene enrabietado por su salida reciente del cuadro charcutero, tras no disputar ni un minuto en los cuartos de final. Su zurda promete goles y desborde, que se dice pronto. El croata ha perdido parte de esa rabia tras su salida hace ya año y medio, pero viene con las mismas ganas de reivindicarse y sin tener que jugar de cierre, como en sus últimos meses en España debido a las lesiones que sufrieron sus compañeros. Su veteranía será un grado a tener en cuenta.

Y arriba el nivel es para pensarse si Cartagena no está, quizá, para disputar los títulos. A la llegada de Solano hace seis meses se le une otro jugador llegado de Rusia (Gazprom) con el que podrían conformar la dupla de pívots españoles que disputen el Mundial: Juan Emilio. El almeriense era el jugador del momento cuando se marchó: goleaba con Peñíscola, debutaba con la selección… Pero en Rusia le lastraron las lesiones y ―según dicen― su cabeza: no estaba cómodo y quiso salir casi desde el primer día. El club no le dejó y aquello redujo las prestaciones de un jugador diferencial.

Por si fuera poco, a diestro y zurdo se le unen dos brasileños que, aunque lleguen de las llamadas “ligas menores” son muy prometedores: Lucao (23 años) y Waltinho (28). Al primero le hemos visto en pretemporada y apunta buenas maneras. Llega procedente de Novo Vrijeme, con el que se proclamó dos veces campeón de liga y un premio al mejor jugador de Croacia. El segundo ha tenido problemas musculares y aún está por ver, pero en Nagoya Oceans anotaba goles con la facilidad del que se bebe un vaso de agua.

¿Qué esperamos de ellos?

Sin duda ―y como es esperable después de lo dicho hasta ahora― todo lo que no sea disputar Copa y playoffs sería un fracaso rotundo. Incluso, pero esto ya es especulación y dependerá de los teóricos cruces, llegar a las semifinales debería entrar en la lógica. Por plantilla solo se ve un equipo claramente superior (Barça) y no es locura pensar que están, al menos, al nivel de Inter o Palma y por encima de clásicos como ElPozo (seguramente) o Xota (indiscutible).

Quizá esa exigencia sea el lastre en una plantilla que cuenta con ocho caras nuevas. Mucho por conjuntar en un calendario tan apretado como el que vamos a vivir este año; ahí, contar con 15 jugadores de primer nivel (porque fíjense todo lo que hemos hablado y aún no he mencionado a Franklin o Juanpi, dos jugones) debe ser motivo más que suficiente para un Duda que ha confeccionado la plantilla a su antojo, con tres rotaciones completas y múltiples variantes para hacer más juego directo, combinativo, quintentos más defensivos u imaginativos…

La lupa: Juan Emilio

Ya lo hemos comentado: Juan Emilio vivía un momento dulce cuando partió al frío Yugorsk, 2300 kilómetros al este de Moscú y unas temperaturas promedio de -10º en invierno y +13º en verano. Allí ganó mucho dinero pero disfrutó poco. Se quiso volver a los seis meses, se rebeló supuestamente para forzar, pero no hubo manera. Tras año y medio, Juan Emilio debe demostrar que las maneras que apuntaba no se han congelado y reflotarlas para volver a ser diferencial. Su influencia en juego, repartiéndose los minutos con Solano, debe ser la clave que permita a Cartagena sumar de tres en tres con regularidad, la asignatura pendiente en las dos últimas temporadas.

Imágenes: @JimbeeCartagena

Autor: Dani López (twitter: @gremplu)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Please reload

Espere...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.