Gus: »Mi carrera en el futsal profesional empezó por casualidad»

Gustavo Pérez Segura, ‘’Gus’’, como jugador profesional de fútbol sala tuvo un inicio curioso, lleno de casualidades de esas que te llevan a donde debes estar. Ha pasado por diferentes vestuarios: Ocaña Puertas Unirte FS (01/02, 02/03, 03/04), Gestesa Guadalajara (04/05, 05/06, 06/07), Pinto FS (07/08 – 08/09), Arcebansa Chint Zamora (09/10), Benicarló FS (10/11 – 11/12) Peñíscola Bodegas Dunviro (12/13 – 13/14), de nuevo FS Zamora (14/15), Gran Canaria FS (15/16 – 16/17) y Ribera Navarra FS desde la temporada 17/18.

Ahora cierra su segunda temporada en Aspil Vidal Ribera Navarra y, ya se anunció, continuará por lo menos un año más en el equipo tudelano. El guardameta del conjunto navarro ha conformado una temporada espectacular que ha levantado el aplauso y reconocimiento de aficionados y entendidos de todos los rincones de España, así que qué mejor momento para que Futsal Corner tenga el placer de poder hablar con él, en una entrevista que se centra en el lado más personal y menos conocido del ‘1’ del Ribera Navarra.

Pregunta: ¿Cómo empezó tu carrera en el fútbol sala?

Respuesta: Empezó por casualidad, literalmente. Unos amigos que jugaban conmigo maratones de fútbol sala me llamaron para hacerle un favor al Ocaña FS, porque su segundo portero tenía una boda ese fin de semana. Ya que había ido a hacer el favor, el entrenador decidió darme unos minutos en pista, doce concretamente. Jugué bien, por lo que decidieron ficharme para jugar. El equipo militaba en División de Plata (que es como se llamaba entonces).

P: Ya antes de dedicarte a ello, ¿eras aficionado al fútbol sala?

R: Sí que era aficionado, aunque me dedicaba más al fútbol. Al final, trabajaba, participaba en maratones de fútbol sala y jugaba a fútbol como aficionado, aunque cobrando. Era una época en la que se ganaba más por jugar a fútbol, aunque no fuese profesionalmente, que jugando a fútbol sala. Llegué a jugar a fútbol sala en equipos de Tercera División, pero poco más.

Por aquel entonces, en los pueblos, lo típico era estudiar y trabajar. Y ya. Mi padre me decía que tenía que trabajar porque ‘’esto del fútbol sala no me iba a llevar a ningún lado’’. Pero al final, con el apoyo y ayuda de mis hermanos he llegado a donde estoy y a ser quien soy, dedicándome profesionalmente al fútbol sala.

P: En el momento que recibes la oferta de Gran Canaria FS, con la consecuente salida de la península, marchándote tan lejos, ¿cómo gestionaste un cambio tan grande? ¿Qué dijeron tus familiares y amigos al respecto?

R: Lo llevé bien, no tuve ningún problema a la hora de decidirme en ir a Gran Canaria, por lejos que estuviera. Mi familia me apoyaba y fueron amigos, de hecho, los queme empujaron, más si cabe, para que me fuera allí. Además, una vez estuve en Gran Canaria, fue muy fácil adaptarme.

P: ¿Cómo fue tu llegada a Tudela? ¿En algún momento imaginaste que tu estancia en la capital de la Ribera se prolongaría?

R: Mi llegada fue muy buena, me sentí a gusto desde el principio. No me costó decidirme, ya que había hablado con Javi Lescun (Preparados Físico y Director de la Escuela del Ribera Navarra) y con el míster, Pato antes de venir aquí; además de con jugadores que habían militado en el Club. Todos me decían que era un gran destino para mí, y la verdad que así está siendo. Me encuentro muy bien, feliz. Y, bueno, la verdad que no pensaba estar tres años aquí (contando con la temporada que viene).

Gus, en la renovación de su contrato por otra temporada, con Alberto Ramírez, Presidente de Aspil Vidal Ribera Navarra. Imagen vía: http://www.lnfs.es/

P: Al llegar a Ribera Navarra, ¿sentías presión por las expectativas que la afición tuviera respecto al puesto de guardameta después de tantos años con un mismo portero, Molina, bajo los palos?

R: Nunca he tenido presión por nada, tampoco por eso. Creo que eso lo hacen los años que uno lleva jugando. La verdad es que no me sentía presionado, más bien al contrario. Para mí era un nuevo reto y sólo quería demostrar el porqué de mi fichaje, y demostrar a quienes habían apostado por mí que no se confundían al traerme aquí.

P: ¿Cómo es tu vida en Tudela, tu día a día?

R: Bueno nada del otro mundo, es igual que cuando he estado en otros equipos, con la diferencia de tener que entrenar a los niños de la Escuela. Por lo demás todo igual; entrenar, entrenar, más entrenar y jugar. Luego, eso sí, disfrutar de Tudela el tiempo que se puede y que nos queda libre.

P: La afición tudelana se caracteriza por ser el sexto jugador cada dos semanas en el Ciudad de Tudela, ¿cómo llevas esa relación tan cercana con los aficionados?

R: La verdad es que la llevo genial, son gente maravillosa que vienen animar y no a criticar. Eso siempre hace más fácil la adaptación de cualquier jugador recién llegado, porque te sientes arropado y no presionado. Doy gracias de poder tener esta afición, de poder disfrutar de su apoyo constante, porque, como bien dices, son el sexto jugador y, estoy convencido, sin ellos no llegaríamos hasta donde llegamos… Así que: ¡1, 2, 3, RIBERA!

P: Como ya comentabas antes, el Ribera Navarra se caracteriza por el gran trabajo que los jugadores del primer equipo hacéis con los chavales de la Escuela, entrenándoles, y la base, con sesiones de tecnificación. ¿Cómo llevas el trabajo con los más pequeños?

R: Sí, la verdad que es en el primer equipo de los que he estado donde todos los jugadores trabajamos con los niños, entrenando a los equipos de chavales, y me parece una iniciativa buenísima. Al final, el poder trabajar con niños te hace ver la realidad desde sus ojos, cómo disfrutan jugando y aprendiendo, estando en contacto tan directo con nosotros.

Y, por otro lado, cómo disfrutamos nosotros con ellos, cómo se alegran de nuestros logros. Creo que es algo inmenso, y por ello les estamos también muy agradecidos, tanto a los niños como a sus padres, de los que también recibimos tanto cariño y tan buen trato.

P: Tu entrenador, Pato, ha vuelto a recibir, un año más, el reconocimiento de todo el panorama del fútbol sala nacional. siendo elegido mejor entrenador de Primera por la ANEFS. ¿Cómo es trabajar con él?

R: Trabajar con alguien como Pato fue fácil desde el primer día, porque es un entrenador cercano y amigable, y eso es algo que te ayuda muchísimo a la hora de entrenar. Creo que el premio es más que merecido porque a la vista está: no hay más que ver el juego que el equipo hace, del que todo el mundo habla.

Sobre qué lo hace diferente… Pato, de por sí, ya es diferente. Por eso tiene una forma de trabajar, a mí parecer, muy distinta a los demás. Trabajamos todo el año igual, sin cambiar nada, de ahí que se obtengan estos resultados. Nos basamos en jugar, disfrutar y no cambiar nada de nuestro estilo de juego. Su personalidad en el juego y su constancia en el trabajo son las que consigue transmitir a todo el equipo.

Gus en una jugada del derbi contra Osasuna Magna, con Eric Martel, en el Ciudad de Tudela. Imagen vía: http://www.lnfs.es/

P: Para acabar, una ronda rápida: dinos un reto por superar, un sueño por cumplir y un deseo para tu futuro.

R: Un reto que me gustaría superar es poder jugar una Copa de España con este gran Club, y también poder pasar de cuartos de final de los play-off de Liga. Un sueño por cumplir sería poder conquistar un título, y es lo mismo que quiero y deseo. Además de poder retirarme aquí y poder estar en Tudela, en este Club el tiempo que ellos crean conveniente.

Desde Futsal Corner queremos agradecer a Gus su amabilidad para atendernos y su predisposición a realizar esta entrevista. Ha sido un placer poder conocer más de cerca a la persona más allá del jugador. Además, desearle toda la suerte del mundo en todos los retos que estén por venir.

Autora: Noemí Carbonell (en twitter @noe_tdl)

Imagen principal: LNFS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.