Marta (Ourense Envialia): «El balón me acompaña desde que tengo uso de razón»

Hoy tenemos el placer de tomarnos un café con la capitana de uno de los clubes emblema de la Primera División Femenina, una jugadora de la tierra que luce con orgullo el brazalete. Marta Figueiredo es de la tierra (nació en Ourense en el año 1988) y siente como nadie el club. Así que nadie mejor que ella para valorar el momento que atraviesa (o atravesaba) el Ourense Envialia.

Pregunta: ¿Dónde empezaste a jugar al futsal, y por qué?

Respuesta: Comencé cuando tenía 5 años en el colegio San José Josefinas, más tarde me llamaron de Velle, un equipo de fútbol-7 de la ciudad. Siempre fui la única niña entre niños, hasta que con 11 años me llamaron para formar parte de un equipo de fútbol sala exclusivamente femenino, y no lo dudé, así fue hasta hoy.

No sabría decirte una razón concreta del “por qué fútbol sala” pero diré que no me imagino mi vida sin él. El balón me lleva acompañando desde que tengo uso de razón. He practicado muchos otros deportes, pero ninguno me llena y me apasiona como este. No recuerdo cuándo lo elegí, ni tampoco me recuerdo sin él. Ha estado siempre conmigo.

P: Hace un tiempo entrevistamos a tu compañera Sara Moreno y nos habló de un grupo muy unido. ¿Cuál es el secreto?

R: Creo que el primer secreto, y la clave para todo, es la ilusión con la que trabajamos, porque sin ella no hay nada. También está el compromiso de todas y cada una de nosotras, pero un compromiso individual que está siempre al servicio del equipo. Todas queremos estar en nuestra mejor versión para poder ayudar al equipo de la mejor manera. Somos un EQUIPO en mayúsculas, y para mí es lo más importante. Y, por supuesto, estar en manos de nuestro pedazo cuerpo técnico, con los que el buen trabajo está asegurado. Es un auténtico lujo.

En resumen: ilusión, compromiso, equipo y buen trabajo.

P: ¿Cómo valoras tu rendimiento en lo que llevábamos de temporada?

R: Pues lo cierto es que me encuentro bien, tanto física como mentalmente. Me siento fuerte y feliz. En líneas generales, estoy contenta con mi aportación al equipo esta temporada, pero siempre pienso que lo mejor está por llegar. Soy muy exigente, es mi gran defecto pero también mi gran virtud. Siempre quiero más y siempre se puede estar mejor. Me ilusiona saber que puedo aportar al equipo mucho más, y trabajo día a día para ello.

P: ¿Cómo os ha afectado el coronavirus?

R: Pues la verdad que no sabemos exactamente cómo nos afecta hasta que volvamos a la tarea y a la vida real. Es la primera vez que nos enfrentamos a algo así.

P: ¿Qué haces para mantenerte en forma?

R: Pues en primer lugar cuidando mucho la alimentación, y después haciendo el trabajo individual que nos ha enviado nuestro preparador físico: trabajo aeróbico, de fuerza y también de prevención, adaptándose al material que tenemos cada una en casa. Además del apartado físico, Cristhian, nuestro psicólogo se puso a nuestra disposición para trabajar con él lo que necesitemos. En mi caso, me envía trabajo diario de visualización, algo que me encanta trabajar y también se utiliza en la música.

A todo ello, le sumo clases de pilates online para no perder una de mis rutinas favoritas y, bailar. Poner música y bailar me da vida.

P: Pregunta clásica: ¿Cómo valoras la situación del futsal femenino?

R: El futsal femenino ha crecido muchísimo los dos o tres últimos años, el hecho de que se haya jugado el primer Europeo oficial es síntoma de que las cosas están yendo en línea ascendente y es algo que el fútbol sala femenino se merecía. Los medios de comunicación se vuelcan cada vez más con nosotras, las exigencias de las jugadoras a nivel personal son cada mayores y eso se refleja en que cada año la liga es más complicada. Soy de la opinión de que “para exigir, debemos exigirnos” y creo que en ese aspecto hemos crecido mucho.

También creo que este año se ha dado un paso de gigante: cada vez los clubes están más profesionalizados haciendo a sus jugadoras profesionales, y con cuerpos técnicos más amplios y especializados.

P: ¿Qué te parecen los cambios en la competición?

R: El playoff por el título a mí me parece estupendo, creo que da emoción a la liga y es un gran acierto. Los últimos años siempre era cosa de dos y creo que con las eliminatorias cambiará y será diferente, creo que más emocionante.

En cuanto al nuevo formato de la Copa de la Reina, sinceramente lo veo un error porque hace que muy pronto muchos equipos no se jueguen nada y eso es malo para la competición. La Copa de ocho equipos mantenía la ilusión y la motivación de muchos por entrar y vivir la auténtica fiesta del fútbol sala.

P: ¿Y en cuanto a los descensos?

R: Cuatro descensos me parece excesivo, es un veinticinco por ciento de los equipos de la liga. Me parece una barbaridad porque, en mi opinión, todavía es muy grande el salto que hay de Segunda a Primera. Los equipos que ascienden, normalmente, tardan en acomodarse al ritmo de competición casi una vuelta, y cuando lo hacen ya es demasiado tarde, y vuelta a empezar. Creo que eso perjudica a todos.

En resumidas cuentas, yo dejaría los playoff por el título, mantendría la Copa de la Reina en su formato anterior , y sólo descendería uno o dos equipos, no más. Creo que, hoy por hoy, sería lo mejor para nuestro deporte.

P: Licenciada y un Máster en Percusión, ¿cómo se compagina todo?

R: Compaginar fútbol sala y percusión, ambos al máximo nivel, no es tarea fácil. Mentiría si dijese lo contrario, pero también te digo que soy de la opinión de que «querer es poder» y cuando algo te apasiona sacas tiempo de donde sea y aprendes a organizarte. La música y el fútbol sala son mis dos pasiones desde los diez años que compagino ambas: con cinco comencé en el futsal, como decía antes, y a los diez con la percusión.

Empecé como si nada, sin darme cuenta y pronto se convirtieron en mi vida y en mi profesión. Está claro que por el camino he tenido que renunciar a muchas cosas. Todo el mundo sabe que ser deportista de élite, jugar en la máxima categoría de tu deporte implica mucha dedicación y trabajo. Al igual que tocar un instrumento, son muchas, muchas horas diarias. He llegado a hacer mil kilómetros semanales de Ourense a Braga en mi coche para estudiar con el profesor que quería en Portugal y no perderme los entrenamientos de mi equipo. O que mis padres se cruzaran España entera en coche después de uno de mis conciertos y así llegar a tiempo para jugar el partido con mi equipo (jugando en Barcelona o Cádiz)… Gracias a ellos todo es más fácil. Son muchas cosas a las que renuncias por el camino, muchos esfuerzos, pero no los cambio por nada.

P: ¿Cómo es tu día a día fuera del futsal?

R: Sin futsal ni música me gusta ejercer de tía de mis cuatro sobrinos, pasar tiempo con mi familia y amigas, hacer cualquier plan con mi pareja y mi perro… Leer, ir al cine… Desde hace unos meses, mi hermana descubrió la que ahora es otra de mis aficiones favoritas, la cerámica. Voy a sus clases de cerámica en Pontevedra el día que tenemos libre en el equipo, y aprovecho para pasar tiempo con mis sobrinos. Me dan vida.

P: Para terminar, déjanos tu quinteto ideal.

R: Vane, Cilene, Leti, Ju Delgado y Vane Sotelo.

Fotos: Ourense Envialia.

Autor: Fran Kake (twitter: @fran_kake)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.