Euro’22 Gr. C: El enésimo intento de Skorovich

El tercer grupo de la EURO será la primera piedra de toque para el favorito habitual que siempre termina decepcionando en rondas finales. Hablamos, claro está, de Rusia. La única selección junto a España e Italia que ha participado o va a participar en los 12 torneos continentales hasta la fecha. Además, es la que más finales ha disputado (6) solo por detrás de España (9), aunque solo se ha llevado un título a la boca. Fue la Euro de 1999 en la que nos ganaron por penaltis en el Palacio de los Deportes de Granada con un Eremenko estelar. Escaso bagaje para una selección llena de talento, que no para de nacionalizar brasileños que no necesita y que no se quita el aura perdedora que rodea su banquillo. La EURO 2022 será el enésimo intento de Skorovich de ganar algo. Tras casi 13 años en el banquillo nunca ha triunfado en ningún gran torneo. Eso sí, acumula tres platas y un bronce europeo y otra plata mundial. Tiene su mérito. Y por ellos empezaremos el análisis.

Rusia

Los precedentes en el pasado Mundial no son muy halagüeños para los rusos. Por decir alguno: mala relación entre director técnico y jugadores como Éder Lima, estrellas muy por debajo de su nivel como Abramov, jugadores con más de 150 internacionalidades como Milovanov fuera de la rotación jugando minutos de la basura… y derrota por penaltis contra Argentina en cuartos. El guion fue igual de fatalista que siempre. Dominio durante todo el partido, la pelota que no entra, doble penalti fallado en la prórroga y penaltis fallados en la tanda por supuestos seguros como Abramov y Rômulo. No se puede decir que Sergei Skorovich tenga flor precisamente.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

Para enfrentarse al desafío de la EURO 2022 (que debería ser el último torneo de este grupo de trabajo independientemente de que salga campeón), Skorovich plantea mínimos cambios en su pre-lista de 18. En primer lugar, Kirill Shchurok como tercer portero y especialista en el juego de pies. En segundo, Anton Sokolov, mejor sub-23 ruso y escudero de Abramov en Sinara como falso pívot. Recordemos que una de las críticas que recibió el seleccionador en el pasado Mundial fue llevar a solo un jugador de Sinara, campeón de la Superliga 20/21 sin ningún brasileño en sus filas. Ejem. Por último, Skorovich da una vuelta de tuerca más a su impresora de pasaportes. Por sorpresa, ha incluido en la convocatoria a Paulinho (KPRF) y Nando (Sinara) que recientemente jugó algún amistoso contra España portando la camiseta de Brasil.

KAUNAS, LITHUANIA – SEPTEMBER 26: Artem Antoshkin of Football Union of Russia celebrates after scoring their sides first goal during the FIFA Futsal World Cup 2021 Quarter Final match between Football Union of Russia and Argentina at Kaunas Arena on September 26, 2021 in Kaunas, Lithuania. (Photo by Oliver Hardt – FIFA/FIFA via Getty Images)

Quién nos iba a decir que quién logró ser campeón de Europa con Sinara en 2008 con una política de solo talento nacional recurriría tanto al recurso fácil de fichar brasileños. Incorporaciones que, por otra parte, caen como bombas en el vestuario. Sergeev ya dejó la selección en su momento por esta política y Chishkala recientemente también renunció temporalmente por desavenencias con la dirección deportiva respecto a este asunto. Porque los rusos son muy nacionalistas, que por algo gobierna Putin. Simplemente preguntémonos cómo se puede tomar Asadov el quedar fuera de la rotación por hacer hueco a dos brasileños como Robinho y Nando y el apoyo que puede tener en este cisma de compañeros como Niyazov.

Posibles guerras intestinas aparte, Rusia sigue contando con la mejor selección hombre por hombre. Pese a que Robinho haya bajado paulatinamente su nivel, sigue siendo de los mejores especialistas en el 1v1. Seguiremos viendo sus aclarados de último que tanto nos gustan tocándose previamente las suelas siempre acompañado en el otro ala de Chishkala, su escudero en Benfica. En cuanto al pívot, Afanasiev volverá a ser referencia con su capacidad ambidiestra y envergadura a expensas de que Éder Lima no sufra problemas físicos debido a su sobrepeso. En el banquillo esperarán su turno jugadores tan peligrosos como Niyazov y Asadov, pese a su último mes horrible en KPRF. También como Abramov, el MVP de la Superliga y que en su selección, como aquel coronel, no tiene quién le escriba. O como Antoshkin, líder absoluto de Tyumen que en el Mundial fue el último cambio hasta que las cosas se pusieron feas contra Argentina. En resumen, un auténtico equipazo a pesar de la mala dirección (seguiremos viendo cuartetos estancos y cambios a la rusa pase lo que pase) y todas las rencillas internas. Hay que ser muy bueno para ser favorito a pesar de tu seleccionador y ellos lo son.

KAUNAS, LITHUANIA – SEPTEMBER 26: Robinho of Football Union of Russia looks on during the FIFA Futsal World Cup 2021 Quarter Final match between Football Union of Russia and Argentina at Kaunas Arena on September 26, 2021 in Kaunas, Lithuania. (Photo by Angel Martinez – FIFA/FIFA via Getty Images)

Croacia

A priori, su rival para llevarse el liderato del grupo C y acceder como cabeza de serie a cuartos de final será Croacia. Los dálmatas son un equipo lleno de talento individual hasta tal punto que podrían ser considerados la Irán de Europa por su estilo y calidad. Sin embargo, no disputan un gran torneo desde la EURO 2016. De hecho, se quedaron fuera del pasado Mundial en los penaltis contra una selección inferior como República Checa. Prueba irrefutable de su falta de mentalidad.

La base de la selección croata sigue siendo la misma que le llevó a tres EUROS consecutivas entre 2012, donde quedaron cuartos, y 2016: Dario Marinović, Franko Jelovčić, Tihomir Novak, Josip Šuton… En este aspecto, no ha habido un cambio generacional. La diferencia es que muchos de ellos ahora traen la mochila llena de minutos en ligas europeas como la italiana, belga o española. Además, vienen con ganas de reivindicarse tras su fracaso mundialista y sabedores de que hay una rendija por la que colarse una vez el nivel cada vez es más bajo.

Para ello, deberán contar con las piernas de la nueva generación: Luka Peric (recién fichado por Napoli), Kristian Čekol, Josip Jurlina o Antonio Sekulic. Con grandes recursos a nivel ofensivo, está por ver como solventan su apatía atrás con desconexiones constantes o si Zarko Luketin opera en portería a nivel Olmissum, el campeón de todo en Croacia. En cualquier caso, su mayor problema, insistimos, será su falta de disciplina y dureza mental. La más frágil de los Balcanes en este sentido.

Eslovaquia

Un invitado molesto que puede dar mucha guerra en este grupo es la Eslovaquia de Tomas Drahovsky, debutante en la competición. El dragón viene lanzado. Si no está como máximo goleador de la LNFS es porque Industrias debido a la Covid19 ha jugado dos partidos menos que el Barça de Ferrao. Además, a Drahovsky le encanta gustarse con su selección. En la pasada ventana marcó 6 goles en la IV Futsal Nations ayudando a que Eslovaquia derrotara a República Checa, Bosnia y Austria. Unas credenciales inmejorables para llegar con la moral alta a la gran fiesta europea del fútbol sala.

No obstante, Drahovsky no estará solo. Tendrá a su disposición a tres lugartenientes como Peter Kozár, Gabriel Rick y Martin Zdráhal que vienen de disputar la pasada Elite Round de Champions contra Barcelona con SK Interobal Plzen. Además, pese a su importancia como killer en los sistemas ofensivos de su selección suele jugar acompañado en el pívot de un armario como Martin Dosa de FK Chrudim. Por tanto, sería un error pensar que Eslovaquia es el dragón y poco más. Al contrario, es una selección muy bien trabajada, ordenada y que sabe como acortar resultados para que su estrella decida. De hecho, tiene sus papeletas para aguarle la fiesta a Croacia.

Polonia

Por último, nos encontramos con Polonia que encadena su segunda EURO consecutiva tras la de 2018. Sin embargo, no habrá muchas caras conocidas. Por ejemplo, echaremos de menos al gordito Dewucki que tanto nos gustó en la pasada edición. Su seleccionador, Błażej Korczyński, ha remodelado el equipo dándole las llaves del coche a los representantes de Rekord Bielsko-Biala. Todo su juego orbita entorno a su pívot, principalmente Michal Marek. Además, cuentan con un jugador imprevisible como Sebastian Leszczak, siempre atento a la prolongación o a la contra.

También de Rekord Bielsko-Biala viene su portero que no será Kaluza. Gracias a su juego de pies, Bartlomiej Nawrat, se ha hecho con la titularidad pese a contar ya con 37 primaveras. De hecho, se hizo viral en los últimos amistosos que su selección jugó contra Brasil por su gol de puntera desde medio campo a Guitta. Su juego largo tanto con el pie como con la mano es fundamental para evitar errores en salida y asegurar balón a pívot. No obstante, el mayor peligro de Polonia viene a balón parado. Tienen una especial habilidad para aprovechar jugadas prefabricadas de banda y córner sin necesidad de buscar el disparo exterior.

Bartlomiej Nawrat, portero de Polonia

En resumidas cuentas, parece un grupo fácil para Rusia en el que la segunda plaza se la jugarán, a priori, Croacia y Drahovsky Eslovaquia. Sin embargo, Polonia ya le sacó un empate a uno a Rusia en el pasado 2018 (Debucki, ¿recuerdan?). Teniendo en cuenta la no-flor de Skorovich y su “excelente” gestión de grupo, no descartemos sorpresas. Al fin y al cabo, más normal sería que Rusia fuera campeona y no lo consigue desde 1999, hace más de dos décadas.

Imágenes: UEFA.es (destacada) y Getty Images (interiores).

Autor: David Candelas (@CandelasJr)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Please reload

Espere...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.