LNF 2019: Año I DF (Después de Falcao)

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

La competición más igualada del mundo comienza con más incógnitas que nunca. La 24ª edición de la LNF será la primera que no cuente con Falcao como animador. Desde que se empezara a disputar en 1996, el astro brasileño disputó todas y cada una de las ediciones, alcanzando 12 finales y levantando 9 títulos con 5 equipos diferentes. Un historial y un protagonismo inigualables que dejan un vacío de poder inmenso a la espera de que algún joven talento (¿Lino?) tome el testigo. Ocurra lo que ocurra, la LNF 2019 será siempre recordada como el año uno después de Falcao.

Al retiro de Falcao al Hall of Fame se une la rápida abdicación del mejor equipo de Brasil en 2018. Pato fue el gran dominador del futsal brasileño el año pasado alzando Liga y Taça de Brasil. Sin embargo, el equipo tardó poco en desintegrarse. A final de año abandonaron sus filas el mejor jugador de la LNF 2018 (Danilo Baron), el mejor cierre de la pasada edición (Batalha), Rodriguinho, Well y Alemão. En resumen, su cuarteto inicial y cierre suplente. Bajas insustituibles que han tratado de paliar con viejos conocidos en nuestro país como Vassoura y destaques el año pasado como Vilian del Copagril. La única buena noticia es que permanecen el ideólogo del éxito, su entrenador Sergio Lacerda, y su referencia bajo palos, Djony. En cualquier caso, argumentos insuficientes para volver aspirar a un doblete.

Poco queda ya del Pato campeón de liga y copa en 2018

El sistema de competición en Brasil favorece las sorpresas y la diversión.

Además de la ausencia de Falcao y la mutilación del vigente campeón, la LNF 2019 añade sus complejidades inherentes:

  • El sistema de franquicias hace que no haya descensos. Por otro lado, 16 de 19 equipos acceden a playoff por lo que prácticamente todos luchan por el título.
  • El playoff tiene un sistema de ida y vuelta muy particular. Consiste en una eliminatoria con factor campo del equipo mejor clasificado y en la que no cuenta la diferencia de goles. En caso de igualdad en la vuelta (dos empates o una victoria por cada lado), se disputa una prórroga reiniciando el marcador, valiéndole el empate al equipo con mejor clasificación.
  • El hecho de disputarse en año natural hace que vaya a contrapie del mercado europeo. Circunstancia que altera la competición a mediados de la misma, con las altas y bajas de equipos europeos en verano.
  • La liga se disputa a caballo entre los Estaduais, las dos copas, la Libertadores, amistosos de la selección… Hay equipos que llegan a disputar hasta 70 partidos incluyendo los pertenecientes a los campeonatos regionales. Un calendario sobrecargado que obliga a tener plantillas más largas de lo habitual.

Casi todos los grandes han tenido que remodelar su plantilla. Solo Joinville gozará de continuidad.

Sin embargo, lo que más iguala la competición es la volatilidad de los equipos. Por ejemplo, Atlântico firmó una temporada 2018 sensacional. O Galo alcanzó la final de la Taça Brasil y la LNF, cayendo en ambas ocasiones ante Pato. Al igual que el vigente campeón, las bajas sufridas en invierno han sido irremplazables. Toda la columna vertebral abandonó Erechim: Jé, Café, Keké y Selbach. Como Pato, los principales supervivientes que defenderán el subcampeonato serán su líder en el banquillo, Giba, y su portero, Careca. Sin fichajes de renombre, parece complicado repetir éxito. Su mayor aliciente será que la fase final de la Taça Brasil volverá a disputarse en su feudo.

Otro equipo que sudará tras el reajuste de plantilla sufrido es, evidentemente, Magnus. La baja de Falcao es más emocional que deportiva pues su presencia el año pasado era residual, limitada a partidos importantes o en casa. No obstante, a la marcha del 12 se unen las bajas de Pula, Tiago, Marcel, Pixote o Foglia. Toda una diáspora que han tratado de compensar con la llegada del MVP el año pasado, Danilo Baron, procedente de Pato. Cómo pueda conectar Baron con Lino y Rodrigo será una de las claves para que Sorocaba siga siendo favorito a todo. Por no hablar de la incesante cantera que supone su equipo sub-20. Uno de los mayores generadores de magia del fútbol sala brasileño y en el que confían ciegamente para reestructurar el equipo.

Ni siquiera la Laranja Mecánica se ha salvado de la volatilidad del mercado. El equipo dirigido por el seleccionador Marquinho Xavier ha visto como dos de sus estrellas cruzaban el charco rumbo a España: Marlon y Felipe Valerio. A cambio, firmaron a uno de los hombres más destacados del subcampeón, Atlântico, en 2018 como es Selbach. En cualquier caso, si por algo se caracteriza Carlos Barbosa es por su amplitud de plantilla: Valdin, Darlan, Lé, Mithyüe… En parte, gracias a otra cantera inagotable. Curiosamente, su pretemporada no ha sido nada brillante perdiendo la final de los tres torneos amistosos que ha disputado: la Copa Três Coroas,
la Taça Joma y la Copa Tapera. Una anécdota pues nadie duda de su favoritismo a final de año. Así lo atestiguan sus cinco entorchados ligueros y tres subcampeonatos, palmarés que no iguala ningún otro equipo brasileño.

Carlos Barbosa fue el campeón de la Libertadores 2018. En 2019 buscará su tercer título continental consecutivo.

El broker que mejor se ha movido en la ventana de fichajes invernal ha sido Corinthians. Por un lado, soltó lastre prescindiendo de los cuarentones Vander Carioca y Wilde. Además, fichó al mejor cierre y al segundo máximo goleador de la LNF 2018, Batalha y Café, respectivamente. Por si fuera poco, también firmó al perenne portero titular de la Seleçao en los últimos años: Tiago. Refuerzos de lujo para los Matheus, Deives, Higor… Nombres que hacen que la plantilla del Timão sea posiblemente la mejor de Brasil. Además, cuenta con el apoyo de otra cantera que también es extraordinaria. De momento, ya ha dado muestras de su poder ganando la Supercopa 2019 y obteniendo billete para la Copa Libertadores de este año. El principal objetivo de un macroproyecto que cuenta con el dinero del fútbol y que quiere saborear el éxito nacional e internacional a corto plazo.

El equipo más estable en este mercado estival, sin duda, ha sido Joinville. Sin bajas reseñables, Vander Iacovino volverá a contar con Bruno, Bruninho, Leco, Genaro… Además, sumará a su plantilla a un clásico sobre el parqué como Ciço. El campeón del mundo en 2008 sigue siendo uno de los cierres más seguros del panorama mundial. De hecho, rindió a gran nivel la temporada pasada en Minas siendo el líder absoluto del equipo. Una fórmula de pocos retoques que ya les funcionó en 2017 cuando ganaron su única liga. Además, contarán con el comodín de su prolífica factoría de talentos. No en vano, hasta ocho jugadores de su plantilla
salieron de la cantera. Todo un modelo de éxito que se traduce en uno de los equipos más trabajados que podemos encontrar en Brasil.

Más allá de los favoritos que hemos mencionado, la LNF 2019 contará con una súper poblada clase media. Una de las máximas en Brasil es que todos los equipos saben jugar al fútbol sala. Al otro lado del charco la clase y la técnica es superior a la media. En cada equipo hay mínimo un jugador a seguir. Sinoé en Marreco, Xandé en Copagril, Pakito en Tubarão, Oito Meia y Jé en Jaraguá… Hay tanto buen jugador que es imposible mencionarlos a todos. Por no hablar del nivel imperante en los banquillos donde todavía podemos encontrar a sabios como Ferretti.

No hay partido aburrido en la LNF. En todos los equipos hay un jugador diferente en el que fijarse.

Una de las causas de esa alegría en el juego tal vez sea que no existe la presión por el descenso y que casi todos entran en playoff. Equipos que en condiciones normales podrían sufrir para estar entre los ocho primeros o eludir el descenso como Joaçaba, Foz, Blumenau, Minas, Foz, São José, Cascavel o Assoeva pueden dedicarse a jugar sin mirar la tabla. Incluso a centrarse en los Estaduais (campeonatos regionales) que en Brasil son religión casi a la altura de la LNF.

El soplo de aire fresco a la LNF 2019 lo darán Intelli y Campo Mourão. El primero cambió de casa, mudándose de Orlândia (donde fue dos veces campeón) a São Carlos. Lo hará con varios refuerzos con dos ex del club como Felipe (ex ACBF) y Cabreuva tras su infausto paso en el Maritime. También les acompañará Keké, máximo goleador el año pasado en
Atlântico. Todo un trío de garantías para soñar a lo grande. Por su parte, Campo Mourão ocupará el lugar del Shoushe, colista de la competición el año pasado. Curiosamente, en su banquillo se sentará Alemão, el hermano de Keké. Para darle enjundia a su participación, disputará sus partidos en el único pabellón de Brasil con tejado de hormigón armado y manta impermeabilizante: el gimnasio de la Universidad Federal y Tecnológica de Paraná.

La LNF 2019 comenzó en la madrugada del jueves 4 al viernes 5 de abril. Como es habitual, se podrá seguir a través de Spor TV y LNF TV. Dormir es de cobardes, como dirían en la NBA. Solo trasnochando descubriremos al heredero de Falcao.

Autor: David Candelas (@CandelasJr)


Anuncio

Banner de KratosShop

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.