Massimiliano Bellarte y los hombres del Renacimiento

Renacimiento. Es decir, renovación, florecimiento, revolución. ¿Será lo que traerá Massimiliano Bellarte?

Con un comunicado oficial, la FIGC anunció que Massimiliano Bellarte ha sido nombrado nuevo seleccionador de Italia. Será la primera vez que los Azzurri estarán dirigidos por un entrenador con una dilatada experiencia de clubes, habiendo ganado trofeos con Acquaesapone en su país natal y con Halle Gooik en Bélgica. Filósofo, innovador, vanguardista. Seguramente un hombre que se siente honrado de sentarse en el banquillo más prestigioso de toda la nación.

Anuncio
Pincha para saber más sobre la trilogía "Los últimos viajeros"

«Es hora de tomar decisiones», revela. Tomar decisiones valientes, nuevas e incluso arriesgadas siempre que sean útiles para iniciar un nuevo camino que rompa con el pasado y abrace el futuro. Porque este movimiento necesita a hombres valientes que no tengan miedo a correr riesgos y que inviertan en el talento local, cultivado en casa, que en la máxima categoría está demostrando que merecen de representar a la Azzurra. Este movimiento necesita vivir su propio Renacimiento.

La pregunta en este punto, es: exactamente, ¿cuántos jugadores seleccionables hay en nuestra liga? No será fácil de responder. He intentado enumerar una serie de nombres que valdrá la pena seguir y que, con toda probabilidad, el propio Bellarte los seguirá muy de cerca.

Querría basarme principalmente en tres criterios: ciclo nuevo, o aquellos que nunca han participado activamente en expediciones con la selección nacional (pero los que se han utilizado con el cuentagotas en los eventos pasado también entran en esta categoría); posibilidad de alto rendimiento, para aquellos jugadores que tendrán mayor oportunidad de brillar en ambos Italia y Europa; kilómetro 0, referido a aquellos jugadores nacidos y criados en nuestros sectores juveniles.

Aviso: habrá algunas excepciones.

El bloque Pesaro

Y aquí comienzan las primeras excepciones. Porque el bloque Pesaro, como ha demostrado en los últimos años, siendo el único que ha confirmado su participación europea por dos veces consecutivas, es indispensable.  Michele Miarelli (’84), Humberto Honorio (’83), Giuliano Fortini (’96), Julio De Oliveira (’91) e Marcelinho (’89) los dejo en la lista, juntos al capitàn Felipe Tonidandel (’90), porque son los que recientemente, antes de que la pandemia bloquease todo, han mostrado un alto rendimiento, tanto en Italia como en Europa. Y esperamos que puedan seguir así.

Porteros

La escuela italiana de porteros de fútbol sala es conocida por estar entre las mejores del mundo. Los nombres más interesantes que se pueden monitorear durante la temporada, además de Michele Miarelli, son los de Lorenzo Pietrangelo (’95, Came Dosson), Enrico Ricordi e Daniele Dovara (‘89 e ‘99, Meta Catania) e Francesco Molitierno (’89, Real San Giuseppe), actualmente el mejor portero italiano. ¿Quién será el heredero de Mammarella?

Porteros

Excluyendo a los mencionados Felipe Tonidandel y Humberto Honorio (un todocampista que ha sido utilizado en el Pesaro como primera alternativa al capitán), la batería de cierres es limitada. Pedro Espíndola (’90, CMB) e Antonio Bagatini (’90, Sandro Abate) son los otros dos nacionalizados de la lista. Ambos nunca se han vestido de azzurro, pero la edad y el bagaje experiencial juegan a favor.

De lo que no hay escasez es de italianos de cosecha propia. Giovanni Pulvirenti (’96, CMB) y Maurizio Silvestri (’96, Meta Catania), ambos sicilianos criados por el club de Catania, son los perfiles más interesantes para observar en la próxima temporada. Mauro Imparato (’92, Real San Giuseppe), recién llegado en Serie A, es otro nombre que aconsejo anotar y monitorear durante esta temporada. Sin olvidarse de Simone Foti (’97, CDM): flanqueado por el legendario Ricardo Caputo podrá adquirir conocimientos y habilidades tácticas útiles para emerger.

Alas

Aquí los nombres no faltan. Hay muchos jugadores que pueden ser seleccionados para ocupar este rol. Ante todo, Lorenzo Bueno y Leonardo Micheletto Micheletto (’99, Mantova), Matteo Biscossi (’98, Aniene) y Gabriel Motta (’99, Lido di Ostia), atletas con más potencial de futuro, que serán protagonistas en sus respectivas formaciones.

Capitanes de sus respectivos equipos son Andrea Ortisi (’91, CDM) y Christopher Cutrupi (’93, Lido di Ostia), quién pueden revertir las predicciones y anular las jerarquías de la Nazionale. En el parque matriculas, que es muy amplio, también encontramos Vincenzo Milucci (’92, rumoreado cómo próximo fichaje del Real San Giuseppe), Matteo Esposito (’94, Lido di Ostia), Giovanni Messina (’94, Meta Catania) y Vincenzo Caponigro (’97, Feldi Eboli), que encontrarán oportunidades de mostrar su talento aun con la fuerte competencia que les aguarda.

Pero hay también aquellos que ya han podido experimentar de primera mano el honor de representar la Tricolore como miembros de nuestros juveniles. Ellos son Cristiano Fusari (’91, Acquaesapone), Giacomo Azzoni (’95, Came Dosson), Gabriele Ugherani (’94, Came Dosson), Carmelo Musumeci (’91, Meta Catania) e Paolo Cesaroni (’91, CMB). ¡Hay muchas opciones!

Pívots

Concluimos esta larga lista con los pivotes. Una criatura rara, casi mitológica, en Italia. En la Serie A, históricamente, la mayoría de intérpretes son brasileños, españoles, argentinos o portugueses. No es casualidad que entre los más activos y prolíficos de nuestra liga, además de los ya nombrados Marcelinho y Julio De Oliveira, estén Guilherme Gui (’91, Acquaesapone) e Arlan Pablo Vieira (’90, Came Dosson).

Pero Massimiliano Bellarte fue llamado precisamente para dar un giro histórico a esta selección y esta temporada tendrá la grande oportunidad para monitorear cuidadosamente quién se codeará para volver a estar en su radar: Michele Raubo (‘98, Aniene) es conocido por ser la mejor perspectiva de la ciudad capitolina; Umberto Caruso (’93, Feldi Eboli) convenció al conjunto ebolitano de invertir en él como el nuevo ‘9’ de un equipo del que se hablará; Andrea Ganzetti (‘92, Mantova) será la punta del diamante balcánico que refinará Frane Despotovic; Carlo Houenou (’96, Pescara), conocido como Il Principino, símbolo del futuro de este país. Sí, aquí también hay competencia.

Al final, todo depende de Max…

Estos son los nombres que podrían tener la suerte de vestirse de azul. Estos serán aquellos por los cuales el Filósofo estará llamado a apostar por el presente y el futuro italiano. Quizás ya haya marcado algunos nombres, quizás alguien no esté aquí. Ciertamente, la cantidad no falta. Tampoco lo es la calidad.

Para Massimiliano Bellarte, el deseo de poder cumplir lo prometido. Hacia el Renacimiento.

Autor: Valerio Scalabrelli (twitter: @ScalabroFS)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.